Tuberculosis o roña del olivo

Tuberculosis olivo hojas y ramas infectadas bacteriaLa tuberculosis también conocida como roña del olivo, es una enfermedad producida por la bacteria Pseudomonas savastanoi (Janse, 1982) o pv. savastanoi. Las aplicaciones de determinados tratamientos y la toma de ciertas medidas pueden ayudar al control de la enfermedad. Sin embargo, los productos actuales solo ayudar eliminar la tuberculosis de forma parcial.

Curiosidades: La bacteria que causa la tuberculosis del olivo Pseudomonas savastanoi pv. Savastanoi es una subespecie que no infecta a la adelfa. En cambio la bacteria Pseudomonas savastanoi afecta a la adelfa y también puede formar verrugas o tumores en el olivo.

Síntomas de la tuberculosis en olivo

La bacteria causante de la roña del olivo puede afectar cualquier parte del olivo (aceitunas, hojas, ramas, tronco, raíces…).

La infección se produce a través de las heridas presentes en el olivo. Estas heridas pueden ser debidas a la actividad de los insectos, incidencia del granizo, heladas, poda, daños durante la recogida, etc…

Durante la fase inicial se forman pequeños abultamientos de color verdoso y superficie lisa.

Según avanza el desarrollo de la bacteria los abultamientos crecen alcanzado un tamaño normalmente de 2-3 cm. Durante esta fase las verrugas se aplastan y cambian de color tomando tonos castaños.

En la fase final los tumores se agrietan y oscurecen.

En algunas ocasiones pueden aparecer frutos con manchas deprimidas, pequeñas y de coloración marrón.

Desarrollo de la roña del olivo

Las bacterias causantes de la tuberculosis se encuentran principalmente dentro de los tumores. La lluvia distribuye las bacterias a través de la superficie del olivo aprovechando las heridas para introducirse e infectar. Dependiendo del tamaño o longitud de la herida los tumores pueden resultar aislados o unirse entre sí formando cadenas.

Tumor producido por la tuberculosisUna vez provocada la infección, la bacteria altera los niveles hormonales de su zona de influencia. Esto induce al olivo a un proceso de hiperplasia (multiplicación celular desordenada) que acaba desarrollando los tumores o verrugas propios de la roña del olivo.

Las condiciones óptimas para la bacteria son temperatura de entre 21 y 24 ºC unidas a condiciones de muy alta humedad.

Las infecciones que se producen durante el otoño-invierno no son visibles hasta la primavera. En cambio, las infecciones primaverales pueden desarrollar tumores tan solo tras dos semanas.

Daños producidos

Las infecciones importantes producen un debilitamiento general del olivo, defoliaciones intensas y ramas secas. Como consecuencia, la producción de aceitunas se reduce y la calidad del aceite se ve empeorada.

Control y tratamiento de la tuberculosis del olivo

Mediante el conocimiento de la enfermedad, resulta posible aplicar medidas culturales que eviten su propagación. También la aplicación de ciertos tratamientos es útil para el control químico de la enfermedad.

Medidas culturales

Eliminar las ramas con presencia de tuberculosis. Los tumores son el principal punto de propagación de las bacterias que causan la enfermedad.

Como bien sabemos la lluvia y las heridas son dos factores de riesgo en el desarrollo de la tuberculosis. Por ello hay que evitar a toda costa la recolección de aceitunas en olivos mojados o con inminente probabilidad de precipitación.

La recolección mecanizada mediante vareadores de peine causa múltiples heridas en las ramas. En la actualidad, el uso generalizado de estos vareadores está favoreciendo la infección de tuberculosis.  En olivares de variedades sensibles como Cornicabra es poco aconsejable realizar la recogida con este tipo de maquinaria.

Plantar variedades de olivo resistentes a la roña.

Aprovechar el tiempo seco para podar y desinfectar las herramientas de poda.

Tratamientos químicos

Los tratamientos cúpricos utilizados contra el repilo ayudan en el control preventivo de la tuberculosis. Estos tratamientos reducen las poblaciones de bacteria, limitando su capacidad de infección.

Será necesario realizar tratamientos cúpricos adicionales, cuando se produzcan heridas a causa de heladas o granizo.

Resistencia del olivo a la Tuberculosis

Vamos a establecer tres niveles de resistencia a la tuberculosis: resistente, moderadamente resistente y sensible.

Olivos resistentes

Consideramos olivos resistentes a las variedades de olivo que presentan escasas infecciones de la enfermedad.

Alfafara, Leccino, Dolce Agogia, Callosina, Ascolana Tenera.

Variedades de olivo moderadamente resistentes

Son aquellas variedades de olivo que muestran un comportamiento intermedio entre las resistentes y sensibles.

Pico Limón, Cipressino, Hojiblanca, Picual, Peranzana, Negral de Sabiñan, Manzanilla Cacereña, Picholine Marocaine, Lechín de Granada.

Plantas de olivo sensibles

Estas variedades tienen una alta susceptibilidad a ser infectadas por la bacteria causante de la roña.

Arbequina, Arróniz, Cornicabra, Morisca, Frantoio, Picudo, Blanqueta, Arbosana, Koroneiki, Taggiasca, Cerasuola, Rosciola, Pendolino, Conserva de Elvas, Biancolilla, Moraiolo, Manzanilla Sevillana, Ocal, Castellana, Gordal Sevillana, Verdial de Badajoz, Pajarero.

Lectura recomendada

Aceite de oliva virgen extra Arbequina
Olivar superintensivo
¿Cual es la variedad de olivo más rentable?

Deja un comentario

H
Cerezas +28-32 mm
Caja cerezas