Podredumbre de la aceituna

Podredumbre de la aceitunaDiversos hongos causan podredumbre de la aceituna, los más conocidos por su incidencia son la aceituna jabonosa (Colletotrichum), Lepra (Phlyctema vagabunda) y el escudete del olivo (Sphaeropsis dalmática).

Otros hongos que se consideran patógenos secundarios e incluso hongos saprófitos penetran en las aceitunas que han sido dañadas. Los hongos al extenderse reducen el rendimiento graso y empeoran la calidad del aceite.

Síntomas según los hongos causantes de la podredumbre

Existen diversos hongos que afectan a la aceituna causando podredumbres y reduciendo la calidad del aceite de oliva.

Fusarium moniliforme: en la posición de las lenticelas de la aceituna aparecen puntos anaranjados o rojos.

Geotrichum candidum: arruga la aceituna y se produce una coloración blanquecina sobre la superficie (micelio del hongo).

Alternaria alternata: podredumbre seca y de color negro.

Cladosporium herbarum: genera un moho de color verdoso.

Phomopsis sp.: momifica la aceituna.

Todos estos y otros hongos reducen la calidad del aceite variando los siguientes factores:

Acidez: aumenta el nivel de acidez del aceite.

Peróxidos: el índice de peróxidos se ve incrementado.

Toxinas: hongos como Alternaria alternata producen toxinas que pueden llegar a pasar al aceite.

Desarrollo de la podredumbre de la aceituna

Generalmente la podredumbre afecta a las aceitunas maduras y con heridas (de insectos, causas meteorológicas (granizo), durante la recolección…). Los jornaleros deben ser conscientes de esto y pisar el menor número de aceitunas posibles durante la recolección.

La principal causa de podredumbre de la aceituna son las prácticas culturales. Almacenar las aceitunas en sacos durante varios días o en la propia almazara reduce progresivamente la calidad del aceite por los efectos de los hongos y la oxidación.

Como consecuencia del almacenamiento de aceitunas prolongado se produce el atrojado del aceite de oliva.

Por ello, resulta fundamental entregar diariamente las aceitunas recogidas a la almazara y una rápida molturación. No almacenar la aceituna es la mejor forma de no perder la calidad del aceite de nuestras aceitunas cosechadas.

Lectura Recomendada

Más información sobre enfermedades del olivo:

Acariosis del olivo

Verticillium

Polilla del olivo

Otiorrinco

Mosca del olivo

Fumagina o Negrilla

Deja un comentario

H