Cuidados para mantener los olivos jóvenes

Ramas de olivos jóvenes, mantener los olivos centenarios jóvenesLa rentabilidad económica de las plantaciones con olivos jóvenes y cuidados dista mucho de la rentabilidad de un olivar envejecido.

El abandono de olivos y las malas prácticas de poda envejecen y debilitan a los olivos reduciendo su productividad.

Mal llevada, una plantación de olivos de reciente plantación puede acabar en poco tiempo más envejecida que un olivar centenario. Para evitarlo, es necesario practicar adecuadamente los cuidados del olivo.

¿Cómo mantener los olivos jóvenes?

Realizar una poda que mantenga una relación hoja/madera alta que elimine ramas viejas y favorezca la aparición de nuevas ramas. Esta poda también nos ayudará en la recolección, ya sea manual o mecanizada (vibradores de gancho, vareadores de aceituna…).

Durante la poda también es conveniente la eliminación de ramas de olivo débiles o infectadas de enfermedades como la tuberculosis.

Aplicar tratamientos para el control de las plagas y enfermedades del olivo.

Rama de olivo con líquenes, madera vieja olivo, olivo poco productivo
Olivo envejecido y cargado de madera

Así, por ejemplo la aplicación de cobre para el control de repilo y aceituna jabonosa. Además de favorecer el bienestar del olivo (menos hojas amarillas y ramas secas), reduce los líquenes de la madera, aportando un mejor aspecto a la madera del olivo.

Al igual que en las personas, el estrés también envejece al olivo. Por ello, es fundamental eliminar la hierba antes de que haga competencia al olivo.

Los olivos también sufren de estrés cuando existen deficiencias nutricionales, un buen abonado nos facilitará mantener los olivos jóvenes y productivos. Una vez formado el árbol, los cuidados de un olivo joven no son muy diferentes a los de olivo centenario.

Malas prácticas que envejecen al olivo

Olivo centenario abandonado, olivo con ramas secas
Olivo centenario en estado de abandono

Exposición de las ramas principales al sol: Es habitual cuando la poda realizada se esfuerza en mantener las ramas principales del árbol. Esto reduce la relación hoja/madera y favorece la aparición  de quemaduras. La presencia generalizada de chupones suele ser indicativa de desequilibrios en el árbol y de no hacer la poda bien.

Para hacer tortilla hay que romper huevos y cuando un olivo se carga de madera es necesaria la poda de ramas principales. La poda de renovación, siempre que sea posible, debe de hacerse de forma escalonada, evitando desequilibrar en exceso los olivos.

Época de poda del olivo: la poda de ramas principales debe realizarse siempre que no existan riesgos de heladas. En caso contrarío, el olivo tendrá dificultad para brotar y las ramas quedarán expuestas al sol.

Como hemos visto, no proteger al olivo de las enfermedades, la escasez de agua y las deficiencias nutricionales son factores que favorecen el envejecimiento de olivos jóvenes.

¡Publica una opinión o comentario!

H